Cuatro pasos eficaces para cuidar y mantener tus libros


Estantería
Fuente: Rebloggy.
¿Qué tal lectores? No pude evitar darme cuenta que son pocas las personas que saben cuidar realmente sus libros, que no los dejan abandonados en las estanterías convirtiéndose en bancos de polvo y humedad. No importa cuán viejos sean o si la última vez que los leíste fue cuando estabas aprendiendo a leer… no hay excusa para dejar a tus libros en el olvido cuando veas estos simples pasos sobre cómo cuidar de ellos. 


1: AL POLVO, ¡FUERA!
Libro con polvo
Fuente: Tumblr.
Casi nadie está consciente de que el polvo es realmente perjudicial para los libros, casi tanto como para nosotros y nuestros pulmones. Usualmente, estas pequeñas partículas de la suciedad se “atascan” en los lomos y el canto superior de las páginas, logrando que estas se oxiden y tomen la coloración tan particular de los libros viejos. Además, si alguna vez encuentras orificios casi microscópicos es probable que entre esas partículas de polvo se hayan colado insectos pequeños, o huevos de estos, y se estén alimentando de las páginas de tu libro. 

Evítalo pasando constantemente un plumero o una brocha pequeña, también puedes usar la aspiradora (preferiblemente pequeña) con delicadeza para asegurarte de dejar ni un rastro del polvo. Mi recomendación es que lo hagas al menos una vez a la semana, o cada vez que hagas la limpieza de tu habitación o biblioteca, ¡así no se te olvidará!

También te recomiendo que limpies la superficie donde se encuentran colocados, porque allí también se almacena polvo y suciedad. Esto puedes hacerlo una vez al mes o cada 15 días. No dejes que se acumule polvo en tus libros porque además de dañarlos, puede llegar a producirte alergias y no queremos eso.

2: HÚMEDAD, LUZ Y TEMPERATURA… CÁMBIALOS DE LUGAR. 
¿Dónde tienes ubicada tu estantería? ¿Está cerca de una ventana? ¿Incide la luz directamente sobre ésta? Probablemente si tus respuestas fueron afirmativas, verás que muchos de tus libros presentan su portada cada vez más deteriorada y descolorida. Además de sus páginas amarillentas y con la apariencia de estar “sudando”… cosa que también ocurre si hay humedad. Tampoco es recomendable que estén directamente expuestos a la luz eléctrica. 

Estantería y ventana
Un ejemplo de lo que no deberías hacer. Fuente: Tumblr.
Debes tener cuidado también con la temperatura, pues aunque no lo creas, ciertos tipos de hongos adoran adherirse a las páginas de los libros, como el moho en algunas ocasiones, y en temperaturas altas tienden a proliferarse con mucha facilidad. 

Mi recomendación es primero visualizar dónde están ubicados los libros y dónde pueden estar mejor. En mi caso, la estantería forma parte de mi closet, que es de madera, y no está cerca de la ventana y lejos del bombillo del techo; eso sí, estos quedan pegados a la pared ya que son tres hileras entonces lo que deben hacer en este caso, es asegurarse de que no haya ningún tipo de abultamiento debajo de la pintura que dé signos de humedad. Además pueden conseguir papel de regalo de algún patrón bonito y cubrir la pared que está en contacto con los libros.

3: FÍJATE EN LA ESTANTERÍA Y LA POSICIÓN
El lugar donde coloques tus libros debe ser plano y horizontal con suficiente espacio en vertical para que la forma y el tamaño original del ejemplar no sufra o se deforme con el tiempo. Aunque es raro entre los lectores jóvenes, evita en lo posible las estanterías cerradas pues estas no son tan efectivas como parecen con respecto al polvo y no dejan circular el aire necesario, causando el conocido olor a libro viejo; además, estas estanterías “ayudan” a la humedad. 

Si el material que utilizas es madera, siempre está pendiente de las termitas que tanto les gusta comer madera, pues puedes llevarte una gran sorpresa. 

4: APRENDE CÓMO ABRIR LOS LIBROS (ESPECIALMENTE SI SON TAPA DURA)

Cómo abrir un libro nuevo
1. Coloca el libro sobre su lomo encima de una mesa. 

2. Deja que la portada caiga por sí misma.

3. Haz lo mismo con la contra portada.

4. Luego deja caer unas cuantas hojas al frente.

5. Seguidas de unas atrás, alternándolas respectivamente. Adelante, atrás, adelante, atrás. 

6. Presiona suavemente hasta que hayas llegado al medio del libro.

Ver: Leer durante período escolar y no morir en el intento.

Comentarios

  1. Hola! Estos consejos ya los conocía todos, excepto el de la luz solar. No me había dado cuenta de que eso, obviamente, daña a tus libros si están expuestos durante mucho tiempo.Aun así, la verdad es que yo soy bastante descuidada con los libros. Tampoco los maltrato pero tampoco necesito que estén en perfecto estado para siempre. Por ejemplo, nunca sigo los pasos para abrir un libro. Sé que mucha gente odia que se que se le rompa la espina pero a mí la verdad me da un poco igual jaja. Pese a todo, gracias por los consejos. Nunca esta de mal un repaso :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Primero muchas gracias por comentar y leer la entrada. Quizás estos consejos puedan parecer trillados pero nunca están de más, es bueno recordarlos porque los libros cada vez adquieren más importancia y los nuevos se hacen caros. Un abrazo y de nuevo, gracias.

      Eliminar
  2. HOLAAAAAAAAAAAA
    Muy buenos consejos! Justo ayer limpie mi librero ><
    Lo comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por compartir y por tu cometario! Me alegra mucho que te haya gustado.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La Quinta Ola

La Ladrona de libros - Markus Zusak

Heart No Kuni No Alice (Alice in the Country of Hearts)